A un anciano (83) se le niega el acceso a una venta de autos, luego descubren quién es realmente

Cuando un anciano con ropa harapienta aparece en un costoso concesionario de automóviles, Benny recibe la tarea de su superior de ir y echarlo. Él obedece, pero con el corazón a punto de rompérsele. Benny nunca esperó volver a ver a ese anciano después de eso, pero poco después, apareció allí nuevamente. Y esta vez no estaba solo…

Los concesionarios y las tiendas de lujo suelen perfilar a sus clientes de acuerdo con lo que visten y su postura, asumiendo si pueden o no pagar los productos y servicios que tienen para ofrecer. De lo que no nos damos cuenta es que no todos se vestirán dentro de su estatus social ni siempre harán alarde de su riqueza.

Close Bitnami banner
Bitnami